Introduzca la palabra clave

CANCELERIA DE ALUMINIO

CANCELERÍA DE ALUMINIO

De manera más completa se define la cancelería como el conjunto de elementos que reciben y sostienen, en su posición definitiva los vidrios. Las divisiones interiores en oficinas o locales comerciales pueden resolverse mediante canceles fijos simples o compuestos con aperturas integradas.

La cancelería de aluminio es muy buena opción a tener en cuenta a la hora de elegir el tipo de ventana, puertas que podemos poner en casa. Indistintamente de la zona geográfica y la climatología de la región, son muy resistentes a los cambios de temperatura, la radiación solar y las inclemencias del tiempo.

  • Una vez instalada, la ventana de aluminio carece de mantenimiento, ya que no atrae la suciedad gracias a sus acabados lacados. El rozamiento de los herrajes es dócil y suave, por lo que las averías por un incorrecto uso son mínimas.
  • Gracias al proceso de anodizado garantiza la correcta adherencia de la pintura e impide la corrosión parcial o total de la perfilería. Así, es más duradera, no se deteriora ni se deforma.
  • Por los estudios y avances realizados, las ventanas de aluminio son una garantía contra la humedad, el sol y cualquier incidencia metrológica. Soporta la radiación solar.
  • Las ventanas de aluminio no son inflamables. En caso de incendio no desprende sustancias nocivas para la salud.
  • El aluminio es ecológico. Respeta el medio ambiente. Para su formación precisa de un bajo coste energético, no es tóxico y es RECICLABLE.
  • Gracias a los más amplios avances tecnológicos y unidos a su ligereza, el aluminio permite la adaptación rápida y sencilla a cualquier tipo de obra y responde a cualquier tipo de necesidad arquitectónica.
  • Las ventanas de aluminio se adecuan fácilmente a cualquier tipo de espesor de vidrio, pudiendo así ofrecer un aislamiento térmico y acústico adecuado a las necesidades de cada hogar o local. Logra así adaptarse a cualquier requisito legal.
  • Las ventanas de aluminio permiten cualquier tipo de acabado lacado. Se puede colorar en cualquier acabado de la carta RAL y en imitaciones a madera casi perfecta.

La función medular de un cancel ya sea interior o exterior, es la de impedir y facilitar el ingreso tanto de agentes físicos como climáticos a un espacio determinado, es por esto que la hermeticidad se vuelve un punto imprescindible para determinar la calidad de sus sistema y materiales. Los vidrios se colocan en un espacio de la cancelería llamado galce, definidos por los diferentes tipos de perfiles mediante un elemento llamado junquillo. Los junquillos deben protegerse y preservarse contra impactos.

El cancel debe tener pendiente hacia el exterior para facilitar la salida del agua de lluvia para lo cual van provistas de drenaje con objeto de equilibrar la presión existente entre el aire exterior y le fondo del galce. Esto limita la posibilidad de condensaciones y favorece la evacuación de infiltraciones eventuales.